Los nominados por Trump para gobernar el mundo

U.S. President-elect Donald Trump and his campaign manager Kellyanne Conway greet supporters during his election night rally in Manhattan
Donald Trump, junto a sus jefes de campaña Kellyanne Conway y Steve Bannon. REUTERS.

Nueva York/31 de diciembre de 2017/Publicado en bez.es

Donald Trump acaba el año con la lista de nominados a ocupar los puestos de su administración casi al completo. Los designados por el presidente electo de Estados Unidos dibujan un gabinete repleto de millonarios con conexiones directas a compañías como Exxon Mobil o Goldman Sachs, veteranos de guerra, fieles al presidente y miembros de su propia familia. Si el Senado no lo impide, éstos serán los perfiles que gobernarán la primera potencia mundial.

El gobierno “más rico” de la historia de Estados Unidos, así lo ha definido un grupo de historiadores consultados por la cadena CBS. Los miembros del futuro gabinete de Trump cuentan con una fortuna total que oscila entre los 10.000 millones y los 14.000 millones de dólares.

Después de casi dos meses de proceso de selección, Trump ha hecho caso omiso a su idea de “drenar el pantano” de Washington y ha completado la orla de su gobierno con representantes de la élite empresarial y financiera. 

Nombres como el de Rex Tillerson, director ejecutivo de Exxon Mobil y con una estrecha relación con el presidente ruso, Vladimir Putin, nominado para la Secretaría de Estado; el multimillonario Wilbur Ross, experto en comprar empresas en quiebra, para dirigir el Departamento de Comercio; o Steven Mnuchin, ex Goldman Sachs y millonario gracias a las hipotecas subprime, al frente del Tesoro, han alejado la cacareada idea de un gobierno para el pueblo.

Todos ellos tendrán que presentar sus declaraciones al fisco ante el Comité Financiero del Senado y deshacerse de sus inversiones privadas. Pero esto no será suficiente. El Senado tendrá que aprobar sus cargos, donde se enfrentarán a la negativa demócrata y a alguna resistencia republicana, ya anunciada. Con todos los votos en contra de la oposición y de tres senadores republicanos quedarían fuera de la administración Trump. Nadie tiene asegurado su puesto.

Ivanka y su marido

La principal incógnita son los puestos que ocuparán Ivanka Trump, hija del presidente electo, y su marido, Jared Kushner, en la Casa Blanca. El papel protagonista de ambos durante el periodo de transición les sitúa como dos de los principales asesores del presidente. Los dos estuvieron presentes en la reunión mantenida en las últimas semanas por el presidente electo con el primer ministro japonés, Shinzo Abe; o en el encuentro con los ejecutivos de grandes firmas de tecnología como Google, Apple y Facebook.

El diario The New York Times daba por seguro en un artículo publicado esta semana que Ivanka dimitará de su puesto como vicepresidenta de la Trump Corporation para incorporarse al gabinete de su padre. Un posición que podría redefinir el papel de ‘hija del presidente’ y sustituir al de Primera Dama, ya que Melania Trump no se mudará a Washington.

Kushner se ha erigido como una de las figuras clave de la transición y ha estado presente en muchas de las entrevistas mantenidas por Trump con los candidatos, según confirmaron muchos de ellos. El yerno de Trump es, desde 2008, consejero delegado de la empresa familiar ‘Kushner Propertius’, fundada en 1985 por su padre, filántropo y donante demócrata. Su posición está amenazada por los posibles conflictos de intereses. Los dos hijos varones de Trump, Donald J. y Eric, se harán cargo de sus negocios.

Bannon y Conway

Trump ha guardado un hueco en su administración para las personas que le han acompañado durante la campaña electoral. El controvertido Steve Bannon y la televisiva Kellyanne Conway ocuparán los puestos de Jefe de Estrategia y Consejera Presidencial, respectivamente. Estos dos cargos no tienen responsabilidad de gobierno, pero tendrán acceso directo a los líderes de la Casa Blanca para influir en las prioridades legislativas del gobierno.

Bannon y Conway se incorporaron al equipo de Trump en los últimos meses de la campaña electoral. Como jefe de campaña, él, y como directora, ella, formaron el binomio perfecto para llevar a Trump al Despacho Oval. Mientras Bannon, ex director de la web de noticias conservadora Breibart News, ejerció su papel de agitador entre bambalinas; Conway dio la cara amable ante la prensa.

Su nombramientos ponen de manifiesto que Trump no tiene intención de cambiar el tono provocador de su discurso durante su mandato. También que no se deshará de sus personas de confianza. El equipo de comunicación que le acompañará a Washington está formado cuatro de ellos. El líder será Sean Spicer, actual portavoz del equipo de transición y ex director de comunicaciones del Comité Nacional Republicano. Al que se sumarán Hope Hicks como directora de Comunicaciones Estratégicas; Jason Miller como director de Comunicación y Dan Scavino como director de Redes Sociales.

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s