Melania Trump, una primera dama en la Quinta Avenida

Nueva York/9 de febrero de 2017/Publicado en bez.es

¿Ejercerá Melania Trump su papel de primera dama? La esposa del presidente de Estados Unidos ha pasado sus primeros días en el cargo escondida de la mirada pública. Su decisión de quedarse en Nueva York hasta que el hijo de 10 años del matrimonio acabe el curso escolar mantiene abiertas la incógnitas sobre si ejercerá o no el papel que la tradición política estadounidense le tiene reservado.

La exmodelo de 46 años y nacida en Eslovenia solo ha dormido dos días bajo el techo de la Casa Blanca. Fue durante el fin de semana de la toma de posesión de Donald Trump. A partir de ahí, el matrimonio presidencial cumplió con el anunciado “tú a Washington y yo a Nueva York” e iniciaron su nueva vida por separado.

Su reencuentro se produjo el pasado fin de semana en el resort de Mar-a-Lago (Palm Beach), propiedad del presidente de Estados Unidos. Melania Trump recibió a su marido a los pies de la escalerilla del Air Force One y el sábado le acompañó al baile anual de la Cruz Roja. Desde entonces, nada se ha vuelto a saber de ella.

En sus primeros veinte días como primera dama, la única señal de movimiento sobre su futuro en el cargo coincidió con la publicación de las primeras fotos de su discreta vida en Nueva York. Fue el pasado 31 de enero. El tabloide inglés Daily Mail descubría a la esposa del presidente de Estados Unidos con Barron Trump paseando por la Gran Manzana bajo fuertes medidas de seguridad.

Al día siguiente, la Casa Blanca anunciaba el nombramiento de Lindsay Reynolds, como su jefa de personal y activaba la sección de la primera dama en la web del Despacho Oval. Eso ha sido todo, hasta el momento, en la vida oficial de Melania Trump. En la privada, la señora Trump demandaba este lunes por segunda vez al mismo diario que publicó las imágenes por un artículo en el que se aseguraba que en los años noventa trabajó como escort, según el contenido de la demanda. La sorpresa se encontraba entre los argumentos de la reclamación judicial. Sus representantes legales reclaman al periódico 150 millones de dólares por hacerle “perder una oportunidad única de ganar millones con su marca personal”, adquirida, según las alegaciones, gracias al triunfo electoral de su marido.

Anfitriona de la Casa Blanca

Por el momento, las perspectivas públicas de Melania Trump están más centradas en su beneficio personal que en la función pública que pueda desempeñar. Una posición, que conflictos de intereses aparte, carece de precedentes en la historia de Estados Unidos. La figura de primera dama es un título no oficial cargado de tradición, que inauguró en 1789 Martha Washington, la esposa del primer presidente.

Su cometido principal es el de ejercer de anfitrionas de las visitas a la Casa Blanca, luchar por alguna causa social y acompañar a su marido en sus apariciones oficiales. Nada de esto encaja con Melania Trump. Por eso hay alguien que ejerce de sustituta. Ivanka Trump, hija mayor de Donald Trump, acompañó a su padre el pasado 1 de febrero en su visita a la base militar de Delaware en el recibimiento de los restos mortales del miembro de las fuerzas especiales muerto en una misión en Yemen. Fue su primer acto como primera hija, título que le ha otorgado la prensa estadounidense desde que se comenzó a especular con su papel de reemplazo.

Fuentes citadas del entorno de la primera dama, citadas por el diario The New York Times, aseguraban esta semana que la esposa de Trump tiene previsto tomar un papel relevante más adelante. Pero la Casa Blanca no ha concretado cuándo se producirá. Lo único que se puede adivinar de la información publicada en la página web es que Melania Trump enfocará su labor social en la protección de las mujeres y los niños, sin especificar, así como el problema del acoso en la red entre los jóvenes.

Sus antecesoras

La ex modelo eslovaca ha llegado a la Casa Blanca con la estela de popularidad que deja Michelle Obama. Su predecesora ha abandonado el cargo con un 68% de aprobación popular, una cifra superior a la de su marido, frente su escaso 28%, según un sondeo de Gallup. La acción de la esposa de Barack Obama se centró en promover la comida saludable en el país con más obesidad del mundo y la educación de las niñas en todo el mundo. Su carisma y fuerza política la han acabado convirtiendo en una de las primeras damas más destacadas de la historia.

Antes de ella, estuvo Laura Bush que se entregó a la causa, iniciada por su suegra Barbara Bush, de la alfabetización de los niños; Hillary Clinton, que luchó por los cobertura sanitaria universal; o Nancy Reagan, que apoyó la lucha contra las drogas. Las pioneras de la acción política desde Washington fueron Lady Bird Johnson, pionera en la defensa del medio ambiente, y Pat Nixon, con sus promoción de los programas de asistencia social para los más desfavorecidos. Capítulo a parte para la más recordada y mitificada, Jackie Kennedy.

En ella se ha inspirado Melania Trump en sus apariciones como primera dama. Sus vestidos de la toma de posesión y en el recibimiento a su marido en el aeropuerto de Palm Beach pretendían imitar el emblemático estilo de la esposa de JFK. Ese ha sido el único gesto hacia la tradición presidencial que se le ha visto a la nueva first lady. Tras desplegar sus medidas poses, sus  sonrisas forzadas y sus tímidos saludos junto al presidente, la ex modelo eslovaca ha vuelto a su torre de oro de la Quinta Avenida, cuya custodia le cuesta 405.000 dólares diarios al estado.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s